Seleccionar página

Pensemos a los grandes atletas, artistas y profesionales que nos inspiran y en el enorme talento que tienen. Pilotos como Fernando Alonso, virtuosos de la música como Jimi Hendrix o visionarios como Steve Jobs. Parecen nacidos con un talento especial, dotados desde el nacimiento con habilidades personales que la mayoría no posee. Sin embargo, la realidad, no es tan simple. Hay algo más que un don detrás del éxito.

 

talento

Charlie Parker. Colección William P. Gottlieb en la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos

 

¿Talento natural o entrenamiento?

 

Es relativamente fácil encontrar estudios que se proponen aclarar cómo alcanzar el máximo nivel profesional. Mientras algunos refuerzan la creencia de que las personas que destacan claramente sobre los demás en sus profesiones, presentan habilidades excepcionales ya desde los primeros años de vida, otros ponen en entredicho esta teoría. Algunos llegan incluso a afirmar que el talento natural no existe en absoluto. En lo que sí parecen concordar los científicos e investigadores de las distintas corrientes de pensamiento, es en el hecho de que una muestra temprana de aptitud no es condición vinculante de éxito si no va acompañada de un gran trabajo de entrenamiento.

Según estadísticas, efectivamente parece  que la mayoría de las personas necesitan un período de unos 10 años de trabajo bien enfocado para convertirse en los mejores en su campo. Uno de los ejemplos más claros y más utilizados para apoyar esta teoría, es el de Charlie Parker, sin duda uno de los más destacados músicos de jazz que se recuerden. Aunque empezara a sonar desde muy pequeño, el genio del saxo no presentó aptitud musical alguna hasta los 11 años cuando, expulsado de la banda musical de su escuela por ser demasiado malo tocando, empezó a practicar hasta 15 horas al día. Unos pocos años después, esta inversión de tiempo dio sus frutos y a los 17 Parker ya era considerado una de las figuras más importante de la escena jazz mundial. A los 21 era uno de los grandes saxofonistas de la historia.

Otro ejemplo, esta vez más cercano en el tiempo, es el de Rafa Nadal, que empieza a entrenar en serio a los 8-9 años y gana su primer torneo del Grand Slam a los 19. A partir de ahí Nadal no ha parado de cosechar títulos.

Visto así, parece que teniendo un mínimo de talento o al menos cierta predisposición, y entrenando duro, al cabo de una década se puede conseguir el máximo nivel en una profesión. No obstante hay ejemplos de personas que, aun ejercitándose mucho y por muchos años, no consiguen destacar. Entonces, ¿qué convierte los grandes en grandes?

 

La Práctica Deliberada

 

Uno de los elementos que permiten lograr resultados extraordinarios es la práctica deliberada, una actividad que va más allá del simple ejercicio o entrenamiento. La práctica deliberada tiene como objetivo la mejora continua y la consecución de siempre mejores resultados. Pongamos un ejemplo sencillo: pegarle mil veces a una pelota de golf con un palo de golf, no es practicar de forma deliberada. Golpear la pelota de golf con un hierro ocho intentando dejarla a cinco metros del hoyo el 80% de las veces, observando los resultados, aplicando los ajustes apropiados y repitiendo el proceso durante cuatro horas al día, eso sí, se considera práctica deliberada. Las claves de esta disciplina son sencillas. El primer paso consiste en encarar cada tarea con objetivos específicos para aumentar el nivel de habilidad. Esta predisposición permite la medición y evaluación de los resultados. El segundo paso consiste en focalizarse en qué ocurre mientras se lleva a cabo una tarea y en por qué se está llevando a cabo de una determinada forma. Esta parte es esencial para adquirir conciencia sobre los que se está haciendo para poderlo entonces corregir o perfeccionar. Otro de los momentos claves es tener y aplicar la voluntad y capacidad de construir modelos de pensamiento visual sobra la tarea a desempeñar. Poder imaginar y visualizar el cumplimento de una actividad en todos sus pasos y detalles, consigue que nuestro cerebro programe nuestro cuerpo para obtener los máximos resultados. Por último, es suficiente con llevar a cabo el proceso de forma regular en el tiempo una y otra vez.

La práctica deliberada es aplicable tanto al desempeño de tareas profesionales, a funciones industriales, o a comportamientos sociales y culturales. Lo que hace tan rara la excelencia, en todos los campos, es la capacidad de enfrentarse al esfuerzo, convertirlo en reto y superarlo practicando constantemente de forma consciente, impulsados por la pasión y la dedicación.

Simone Serasini

Simone Serasini

Innovation Catalyst

 

Simone is Innovation Catalyst at frog Madrid studio. Inspired by more than ten years of experience helping people and companies to create, solve, change and innovate, is the element that, through methodology, allows innovation to work.

Quizá también te interese…

Talento
hacer lo que te gusta
Haz lo que te gusta

Haz lo que te gusta

Y os preguntaréis… ¿pero es posible hacer lo que de verdad te apasiona en el entorno profesional? Antes de formar parte de esta bonita familia 11 años atrás os diré que yo también me hice esta pregunta… ya sea por miedo a lo desconocido, ya sea por lo que oí en la...

Talento
buscar trabajo
¿Cómo buscar trabajo?

¿Cómo buscar trabajo?

 Cuando nos enfrentamos a un proceso de selección tenemos que tener en cuenta una serie de pautas que nos ayudarán a tener más confianza en nosotros mismos.Como candidato, lo primero a tener en cuenta es reflexionar sobre tu perfil profesional y cuáles son las...

Pin It on Pinterest

Share This