En este post te contaremos la experiencia de uno de los asistentes al evento DevOps days 2020 y cómo enfocar los sistemas de integración continua dentro de una compañía. Desde la primera celebración de DevOps Days en 2009, muchas cosas han cambiado en las TIC de este país, sin ir más lejos Docker no había nacido todavía. Con anterioridad, muchas de las tecnologías que se exponían, pulsaban bastante distantes, incluso con ciertos matices futuristas.

Sin embargo, la unificación e integración de los grupos de desarrollo y operaciones es, de facto, una realidad. Un hito que conjetura el posicionamiento de la producción de software de integración continua a un nivel vanguardista, cincelando una ventaja diferencial en el sector.

Un ejemplo claro lo podemos observar en la automatización, entendida como la liberación de tareas monótonas, repetitivas y mecánicas. Esto constituye un hecho catalizado por la experiencia, conocimiento y modelos compartidos en este acontecimiento, suponiendo beneficios económicos inmediatos en las empresas.

La singularidad aportada en este evento ha sido la coexistencia de diferentes itinerarios en las ponencias, contando con tres líneas temáticas. Gracias a esto, era posible obtener un producto personalizado, basado en las charlas que mayor motivación o interés suscitasen.

En este breve extracto, intentaré recalcar las dos conferencias que más me impresionaron.

En primer lugar, disfrutamos de la exposición de Nicolas Frankel con los modelos Blue y Green de migración y el honorable Zero-downtime, así como los comentarios amenos e indicaciones que todavía provocan curiosidad, habilitando en paralelo innovación y aplicación de dichos conceptos en nuestro día a día.

Asimismo, la experiencia de Thorsten Jakoby a la hora de la implementación de IaC (Infraestructura como Código) desde un modelo bare metal a la nube de Azure, en una importante empresa alemana deslocalizada en China; indujo a que numerosas personas del público compartiésemos inquietudes y necesitásemos aclararlas según se iban revelando.

“Me siento en la obligación moral de confesar que mis expectativas en el evento fueron superadas.”

En mi opinión, sigue siendo válido aquel paradigma referido a que una buena localización, un buen producto y un buen servicio, constituyen factores fundamentales para lograr el éxito. La localización del puesto de Altran era justo en el pasillo de las tres salas específicas de conferencias, coincidiendo con la primera que veías al salir del salón de actos, justo enfrente. Si lo combinamos con una atención adecuada, optimista y volcada en promocionar nuestra empresa, se genera una sinergia que muchos entendemos como un entorno y un equipo donde dar lo mejor de nosotros mismos.

Me siento en la obligación moral de confesar que mis expectativas en el evento fueron superadas. Tanto la posibilidad de intercambiar experiencias, conocer las dificultades que otros se han enfrentado, tecnologías en un sector que cambia tan ágilmente, así como defender, aunque solamente sea con tu conocimiento, lo que Altran va consiguiendo en sus diferentes clientes, supone un aliciente para volver a asistir.

Iago Naia

Consultor

Quizás también te interese…

Pin It on Pinterest

Share This