Las principales firmas de inversión consideran que el futuro del comercio y las compras internacionales pasan por un uso decidido de Blockchain e IOT. La trazabilidad de los productos y servicios a lo largo de toda la cadena de suministro es actualmente una de las mayores preocupaciones y se encuentra recogida, por sus consecuencias, en los Objetivos de Desarrollo Sostenibles (ODS) de Naciones Unidas. Detrás de este interés hay varias razones, algunas son de cumplimiento y éticas y buscan evitar los abusos y la explotación laboral de menores, así como su adquisición en zonas u organizaciones de dudosa calidad moral. Otras son sanitarias, pretenden evitar fraudes y falsificaciones o asegurar que se cumplen las condiciones de manipulación, almacenaje y transporte.

«Esta trazabilidad es especialmente relevante, a la vez que complicada, en las transacciones de bienes que cruzan fronteras, sobretodo entre naciones en vías de desarrollo y desarrolladas.»

El uso de etiquetas con códigos no se ha mostrado efectivo por sí solo. La industria farmacéutica ha ideado nuevos mecanismos, mediante visión artificial, etiquetas y registros centrales, para asegurar esta trazabilidad entre eslabones de la cadena. Por otro lado, dentro de los propios eslabones, por ejemplo, entre las paredes de una planta, es preciso también implantar los medios que recojan, almacenen y contextualicen los datos de los productos para garantizar la trazabilidad.

IoT y Blockchain pueden ser la solución más efectiva para ello a lo largo de toda la cadena de suministro, tanto dentro de los actores de la misma como en las transferencias entre ellos:

  • El productor recoge los datos relevantes de su producto, que pueden llegar a contener información sobre los materiales y proveedores empleados, y los introduce en el blockchain. Esta recolección de información puede realizarse de forma manual, vía dispositivo móvil en campo o PC, o bien de manera automática mediante lectura de algún tipo de etiqueta o visión artificial de alguna propiedad del producto. Las soluciones IoT entran en juego aquí para soportar la recogida, almacenamiento y transferencia de esta información en campo. Las capacidades de seguridad y autenticación de la solución IoT son clave.
  • El producto se envía a otro actor para ser procesado. Se recoge información sobre fecha, hora, condiciones y medios de recepción, procesamiento y reenvío. Esta información se introduce en el blockchain. Nuevamente el IoT industrial soporta esta recogida de información automatizada.
  • Durante el transporte y almacenamiento de los productos, diversos dispositivos IoT pueden recoger datos de fechas, localización, actores y condiciones del producto procesado. Todo ello para ser introducido en el blockchain correspondiente.
  • Algo similar puede suceder una vez llega a la tienda o mercado. En todo momento, los datos desde el origen pueden ser consultados con la garantía de que son ciertos, gracias al blockchain.

La combinación de las tecnologías IoT y Blockchain hacen posible lo anterior. El tipo de tecnología IoT a emplear depende del actor que debe recoger y almacenar esos datos, así como su ubicación, siendo diferente en planta de fabricación, almacenes o zonas de transporte.

Por ejemplo, IBM cuenta con Food Trust para conectar a productores, firmas logísticas y mercados de alimentos de todo el mundo a través de un registro permanente, compartido y con permisos de todos los datos del sistema alimentario. BlockVerify hace algo similar en la industria farmacéutica.

Fuente: Flickr IBM Research

 

Los beneficios

 

Blockchain asegura que la información recogida en todos los puntos no ha sido alterada. No obstante, en todos los casos se precisa una entidad que garantice que los procesos y herramientas empleados sobre dichos productos son tal y como el blockchain indica ser.

Blockchain e IoT permitirán reducir los costes asociados a la verificación de las condiciones y términos de cada transacción, asociados al producto, así como los costes de intermediarios que gestionan información sobre las transacciones. Esta reducción de costes puede suponer un impulso importante para que las empresas pequeñas y medianas incrementen su peso en el comercio internacional. Esto se debe a que el gasto y complejidad asociado a las transacciones (aduanas, acceso a información comercial y redes de distribución, etc.) es el principal obstáculo al que se enfrentan.

No obstante, existen aún retos a solucionar para un uso extendido de Blockchain en las Compras internacionales. Entre otros, encontramos el nivel de estandarización, interoperabilidad, consumo energético y regulaciones nacionales. Aun así, las principales firmas de inversión consideran que el futuro del comercio y las Compras internacionales pasa por un uso decidido de Blockchain e IoT.

Marcos Fernández Martín

Marcos Fernández Martín

Director Altran Business Consulting

Quizá también te interese…

Innovación
telepresencia
La Telepresencia del Futuro

La Telepresencia del Futuro

Poder asistir a un meeting o reunión de forma remota es algo que hoy en día tenemos más que asumido. Cuando pensamos en telepresencia, lo primero que se nos pasa por la cabeza es utilizar una llamada telefónica o enviar nuestra imagen mediante una webcam...

Pin It on Pinterest

Share This