El verdadero coche conectado ya está aquí.

 

Dado el uso que hoy en día se hace de los smartphones, su integración con el automóvil era inevitable. Los usuarios esperan que desde su coche se puedan manejar las llamadas, controlar la música y vídeos que se reproducen, escuchar los SMS, correos electrónicos o mensajes de redes sociales que se han recibido, función GPS mapeo/navegación, acceder a imágenes de puntos de interés… Cada vez es más larga la lista de deseos.

 

Coche Conectado Altran

 

Distintos estándares han ido surgiendo con el objetivo de dar respuesta a esta necesidad, por ejemplo MirrorLink, que permite mostrar la interfaz de usuario del smartphone en las pantallas de los sistemas IVI del coche. Se podría decir que es una solución muy versátil, ya que permite cargar tanto aplicaciones de Android como de iOS. Otra de sus principales características es que tiene muy en cuenta la certificación de aplicaciones, distinguiendo las que no se pueden usar durante la conducción.

En 2014 fue anunciado Android Auto, un standard de Google para permitir que los dispositivos móviles que corren bajo el sistema operativo Android (Android 5.0 y versiones posteriores), puedan conectarse mediante USB al vehículo y operar el panel de control principal del automóvil, y a partir de ahí, poder utilizar numerosas aplicaciones diseñadas para los vehículos: Spotify (para acceder a música por streaming), Google Play Music, Skype…

Incluye un asistente de voz al que podemos pedir que realice búsquedas, y si se desea, irá guiando cuando se esté usando Google Maps. Este sistema es uno de los puntos fuertes de Android Auto; los conocidos mapas de Google, ahora en el coche son optimizados para la conducción.

Apple, ese mismo año, anunció en Ginebra su programa CarPlay que permite a los usuarios de iPhone (iPhone 5 o un modelo superior) el manejo de llamadas, música, mensajería o mapas con el uso de su voz, gracias a Siri, su cada vez más potente asistente de voz. Durante la conducción permite ir hablando con él para hacerle preguntas o dé indicaciones mientras se está circulando.

También tiene aplicaciones diseñadas para el coche: Spotify, Overcast, Beats Music, Deezer… La mayoría son de música y el catálogo es más o menos igual de grande que el de Android Auto.

En la búsqueda de una conducción más confortable, son muchas las aplicaciones que los fabricantes están lanzando, incluyendo también funciones como:

  • Previsión meteorológica o estado del tráfico de nuestra localización.
  • Evaluación de velocidad, revoluciones del motor, el consumo de combustible en tiempo real, nivel de eficiencia de la conducción, estado de todos los componentes, incluso conocer toda esa información desde fuera del coche, aunque se esté lejos de él, con la aplicación que ha registrado esos datos al conectarse al vehículo.
  • Funciones del coche a distancia: que incluyen la posibilidad de encendido del climatizador del coche, visualización cuánta gasolina (o carga, si es eléctrico) le queda, o apertura y cierre, desde el teléfono.

Un vehículo capaz de todo esto, gracias a su conexión con un smartphone ¿Es entonces un “verdadero coche conectado”? Lo que caracteriza al coche conectado es que se pueda conectar a Internet, lo que permite un flujo de información bidireccional entre usuario y red, pero no necesariamente tiene que ser través de la línea de datos de un smartphone.

Podemos entonces hablar de otros vehículos conectados: los incluidos en los sistemas de comunicación inalámbrica entre coches, conocida como tecnología V2V (vehículo a vehículo) y V2I (vehículo a infraestructura).

Estas comunicaciones permitirían conducir con más información y con una mayor capacidad de reaccionar ante un hecho. Por ejemplo, saber que más adelante un coche está averiado invadiendo un carril, que hay un atasco, que un coche se aproxima al mismo cruce al que estamos llegando, o la presencia de un semáforo u otra señalización, antes de que lleguemos a su posición.

El objetivo es tener flujos de tráfico más seguros y eficaces que podrían beneficiar a conductores, pero también al medio ambiente y a la economía en general. Los automóviles podrán conocer el entorno, optimizando la circulación para lograr flujos de tráfico más homogéneos que ahorren tiempo, dinero y emisiones.

Para este tipo de intercambio de información, se piensa en un sistema de comunicación inalámbrica de corto alcance, tipo wifi, pero también existe la posibilidad con una conexión permanente a Internet móvil de alta velocidad, para que la transmisión sea instantánea. En este último caso el coche tiene que llevar una tarjeta SIM embebida.

Además, dado el gran volumen de información que generaría cada punto de circulación, y lo crítico que resulta en este caso garantizar la seguridad, aún hay mucho camino por recorrer antes de conseguir su estandarización e implantación a gran escala.

 

Coche conectado Altran

 

Por otro lado, no podemos obviar el hecho de que el coche conectado registra informaciones cómo su posición (actual, pero también donde ha estado y a dónde se dirige), la velocidad y el consumo, de las descargas de música, o páginas visitadas… informaciones que el usuario no desea que sean conocidas, pero pensemos además en las funciones que activan acciones a distancia desde el smartphone: apertura y cierre del coche, o de encendido y apagado de la calefacción. No sería deseable que alguien accediera a estas funciones sin nuestro consentimiento. De hecho, lo ideal sería que el conductor pudiera elegir si quiere que su coche esté conectado, y de ser así, qué información compartir con el coche y cuál no.

Pongamos como ejemplo el experimento realizado por dos estadounidenses, Charlie Miller y Chris Valasek, que ha llevado a Chrysler a la revisión de 1,4 millones de vehículos. Estos hackers han logrado tomar el control sobre un Jeep Cherokee, equipado con la más reciente tecnología de conectividad, mientras circulaba a más de 110 kilómetros por hora. Actuaron sobre sistemas como el aire acondicionado y el audio, llegando incluso a parar el motor.

Gracias a una mayor concienciación, están aumentando los esfuerzos que se invierten en este sentido, por ello podemos pensar que el desarrollo de las tecnologías de comunicación aplicadas al automóvil, alcanzarán los objetivos de una conducción más cómoda y segura.

The following two tabs change content below.
María del Carmen García

María del Carmen García

Consultor desde 2006 en el área de Automoción, participando en diversos proyectos como administrador de sistemas CRM, realizando recopilación de requerimientos, detección y seguimiento de incidencias, asegurando la coherencia.
María del Carmen García

Latest posts by María del Carmen García (see all)

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.más información

ACEPTAR

Pin It on Pinterest